Press "Enter" to skip to content

El análisis sectorial -Es el análisis fundamental aplicado a los distintos sectores de la economía

Análisis empresarial
¿Qué es el análisis sectorial?
¿Qué elementos toma en consideración?

Análisis sectorial

El análisis sectorial es el análisis fundamental aplicado a los distintos
sectores de la economía de forma particularizada, dando énfasis a al-
gunos parámetros y restándoselo a otros. Sin ánimo de ser exhausti-
vos, seguidamente detallamos una serie de parámetros y ratios espe-
cíficos sectoriales, mientras que los más globales se verán en el tercer
Globales. Son los que afectan y son aplicables a todo tipo de
empresas. Los generales se han visto al hablar de macroeconomía, los
empresariales se verán en este capítulo y los bursátiles se verán en el
tercero. Algunos de los más relevantes de estos últimos son el PER, la
rentabilidad por dividendo y el ratio P/VC.
Patrimoniales. Son ratios aplicables a inmobiliarias y holdings,
entre los que destaca el valor liquidativo (VL) o el valor de los activos
a precio de mercado, y se verán en el apartado 3.1.
Financieros. Se aplican a las compañías financieras. Los más
importantes son la tasa de morosidad de los bancos, los márgenes
bancarios (operativo y financiero), el ratio de eficiencia o cociente
entre gastos e ingresos de explotación de un banco, el volumen de
primas y el nivel de reservas técnicas (aplicable a los seguros) o el
ROE o rentabilidad sobre recursos propios, que es también aplicable
al resto de sectores.
Tecnológicos. Suelen aplicarse a compañías industriales o de
tecnología cuyo gran nivel de inversión o de amortización de activos
les puede llevar a tener pérdidas o incluso cash flow negativo con
carácter temporal. Los más importantes son la Deuda Financiera Neta
(DFN) y el ratio VF/EBITDA, que veremos en próximos capítulos.
Otros. Sin ánimo de extenderse, otros sectores específicos re-
claman herramientas especiales. En el petróleo deben valorarse el
margen de refino y el nivel de reservas de crudo. En el gran consumo
y el lujo se valoran las sinergias y el valor de la imagen de marca. En
industrias cíclicas se valora el precio de materias ligadas a las mismas
(acero, metales, pasta de papel, etc.). En construcción y bienes de
equipo se valora mucho el volumen de formación bruta de capital fijo
y la licitación pública de obras.
Análisis empresarial de Porter
Al margen de los factores sectoriales específicos, es importante desta-
car el análisis estratégico/competitivo que definió Michael E. Porter y
que se debe realizar antes de entrar plenamente en los aspectos finan-
cieros. Porter concibe la empresa como un centro sobre el que actúan
cinco fuerzas competitivas diferentes: barreras de entrada o nuevos
competidores, productos sustitutivos, poder de los clientes, poder de
los proveedores y la competencia o rivalidad entre empresas. Ade-
más, hay una fuerza adicional, que es la legislación que se debe con-
siderar. La conjunción de estas fuerzas sobre la empresa provoca que
ésta alcance rentabilidades superiores/inferiores al coste de capital, lo
que aumenta/disminuye su atractivo. En cada una de las fuerzas men-
cionadas se pueden analizar aspectos como:
– Barreras de entrada: economías de escala, fondo de comercio,
costes de entrada en el sector, redes de distribución, etc. La tupida red
bancaria española es un caso de fuerte barrera de entrada que protege
el sector de competidores extranjeros. Paradójicamente, las barreras
de salida también pueden existir: los sectores intensivos en mano de
obra pueden tener dificultades para salir en caso de pérdida de renta-
bilidad por la necesidad previa de indemnizar la plantilla: es el caso
en que se encuentran algunas compañías manufactureras cuando de-
sean cerrar una fábrica. En estos casos, y especialmente en Europa, la
legislación laboral actúa también como una barrera de salida.
– Poder de los clientes: los fabricantes de automóviles son pocos
y grandes, mientras que los proveedores de componentes son nume-
rosos y pequeños. Los primeros tienen una enorme capacidad de ne-
gociación y pueden reducir los márgenes de los segundos haciendo
peligrar su cuenta de resultados. Las grandes superficies operan de for-
ma similar con los pequeños proveedores de productos de consumo.
– Poder de los proveedores: sería la situación inversa a la ante-
rior: por ejemplo, la gran banca puede imponer sus productos al in-
versor particular en la medida que todos los competidores ofrezcan
algo similar, su clientela se cuenta en millones y el poder de negocia-
ción de un cliente aislado es bastante bajo.
– Competencia: hay que analizar productos y mercados, cuotas
de mercado, concentración, monopolios y oligopolios. Hasta hace
poco, Telefónica y las grandes operadoras operaban en regimen de
monopolio, lo que les otorgaba una ventaja que luego han perdido,
algo muy diferente a la forma de operar del gran consumo, siempre
sujeto a fuerte competencia.
– Productos sustitutivos: cabe valorar aspectos como la evolu-
ción del precio de estos sustitutivos, calidad, costes de cambio por
parte de los clientes, propensión al cambio. Un ejemplo de producto
sustitutivo es el tren AVE de Madrid a Barcelona, que competirá con
el puente aéreo y dañará los márgenes de Iberia y otras líneas aéreas.
El análisis de Porter es válido para describir la posición real de
una empresa dentro de su sector, con independencia del precio al
que luego cotice. Su verdadero valor añadido es poder detectar po-
sibles sorpresas futuras, que de otra forma no se analizarían (si un
cliente que representa el 60 por ciento de las ventas decide cambiar
de proveedor, el impacto en cuenta de resultados y cotización será
significativo).

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.