Press "Enter" to skip to content

¿Cuáles son los principales ratios y herramientas contables?

análisis fundamental aplicado:¿Cuáles son los principales ratios y herramientas
contables? ¿Cuál es su significado?

Una vez ordenados balance y cuenta de resultados de la forma se-
cuencial que hemos expuesto, es más fácil calcular algunas magni-
tudes derivadas de suma importancia para el análisis contable, he-
rramienta importantísima para comprender la empresa también
desde el punto de vista de la inversión bursátil.
Parámetros de balance
El fondo de maniobra (FM) es la diferencia entre el activo circulante
y la deuda a corto plazo, y nos da idea de con qué cuenta la empresa
para su explotación en caso de que todos sus acreedores a corto plazo
le exigieran de forma inmediata la satisfacción de la deuda, incluyen-
do los proveedores. En el caso que nos ocupa, tenemos que:

FM = AC – Deuda a corto plazo = 1016 – 896 = 120;
FM / Balance = 120/6220 = 1,9%.

Las 120 unidades de FM son más inteligibles si entendemos, al
relacionarlas con el balance total, que representan el 1,9% del mismo.
Es importante que el FM sea positivo, pues de lo contrario la exigen-
cia de los acreedores obligaría a la compañía a vender activo fijo, con
problemas derivados de solvencia. Las grandes superficies comercia-
les (Carrefour, Wal Mart), que carecen de clientes en el balance, pues
todo lo cobran inmediatamente, y que en cambio se financian de sus
proveedores utilizando su fuerte capacidad de negociación, son pro-
bablemente la más significativa excepción a esta regla y su FM suele
ser negativo. Una forma más intuitiva de estimar el FM es estable-
ciendo el cociente y no la diferencia, con lo que tendríamos:

AC/DCP = 1016 / 896 = 1,134.

El activo circulante puede cubrir la deuda a corto plazo y todavía
sobra un 13,4% adicional.
Para saber gestionar el activo circulante es útil saber qué tiempo
tardan en salir las existencias de fábrica y qué tiempo tardan en co-
brarse los clientes, debiendo ambos expresarse en días del año. Para
ello se relacionan con las ventas de acuerdo con las siguientes expre-
siones:

Fórmula 1. Días de existencias = Existencias/Ventas x 365
Fórmula 2. Días de clientes = Clientes/Ventas x 365
En el caso que nos ocupa:

Días de existencias = 40/2840 x 365 = 5,1 días; el año anterior:

45/2841 x 365 = 5,8 días.

Días de clientes = 622/2840 x 365 = 80 días; el año anterior:

603/2841 x 365 = 77,5 días.

Lo cual nos indica que no existe un problema de acumulación de
existencias (5 días es una cifra despreciable) y algo más con el cobro
de clientes, si bien no es alarmante.

La solvencia a corto plazo se analiza mediante el ratio de solven-
cia y el acid test, de acuerdo a las siguientes expresiones:

Fórmula 3. Ratio de solvencia = (AC – Existencias)/DCP
Fórmula 4. Acid test = Tesorería/DCP
En el caso que nos ocupa:
Ratio de solvencia = (1016 – 40)/896 = 1,089; el año anterior:
(1005 – 45)/932 = 1,03.
Acid test = 354/896 = 0,395; el año anterior: 357/932 = 0,383.
Son ratios muy elevados que sugieren que el activo circulante está
muy saneado y no existen problemas de solvencia a corto plazo ni de
liquidez.
En el pasivo es importante destacar el ratio de apalancamiento,
que da idea del nivel de endeudamiento del balance, relacionando los
recursos propios con la deuda financiera.
Fórmula. 5: Ratio de apalancamiento = Deuda financiera bruta/
Recursos propios
En nuestro caso tenemos:
RA = DFB/RRPP = 2330/1677 = 1,39; y el año anterior
2670/914 = 2,92.
La compañía está endeudada (ratios superiores a 1 indican fuerte
carga de deuda), pero su situación ha mejorado mucho en un año. Si
el «cash flow» generado es recurrente y sin riesgo de bruscas caídas,
un RA superior a 1 es menos preocupante e incluso perfectamente
asumible, pero en una compañía cíclica puede ser un problema.
La deuda financiera neta es la diferencia entre DFB y tesorería, o
sea la deuda que quedaría tras consumir el dinero líquido de la com-
pañía. Así, DFN = DFB – tesorería, y en nuestro caso 2330 – 354 =
1976. Nótese que compañías sin apalancamiento pueden tener una
DFN negativa. El valor de una compañía en bolsa, que se llama capi-
talización bursátil como veremos posteriormente, es el valor a pagar
a precios de mercado a los accionistas, mientras que la DFN es lo que
hay que liquidar a los bancos para dejar la compañía libre de cargas.
La suma de ambos es lo que se llama valor de firma (VF), que luego
utilizaremos para calcular algunos ratios relevantes.
Ratios de rentabilidad
Si el balance es sólido, todavía debemos comprobar que la empresa es
rentable, para lo que hay que ver la explotación. La rentabilidad sobre
activos totales es el llamado ROA (del inglés «return on assets»),
cociente entre beneficio neto y activos totales.
ROA = 378/6220 = 6,1%; el año anterior 280/6006 = 4,7%.
Son ratios buenos pero es más importante observar que han me-
jorado de un año a otro. El beneficio neto también puede relacionarse
con las ventas, y vemos que pasa del 10% al 13%, también muy bue-
no a priori, aunque empresas tecnológicas pueden tener cocientes
incluso más elevados. Una firma de automóviles puede tener perfec-
tamente datos negativos y en el mejor de los casos inferior al 5%.
Más importante es relacionar el beneficio de los accionistas con
los recursos inmovilizados o fondos propios, lo que da lugar al ROE
(del inglés «return on equity»).
ROE = 378/1677 = 22,5%; y un año antes 280/914 = 30,6%.
Estas rentabilidades son comparables con las obtenibles por una
inversión alternativa cualquiera, y teniendo en cuenta los tipos de
interés, la inflación y otros parámetros macroeconómicos típicos de
economías desarrolladas, ya se ve que son cifras muy buenas. En ge-
neral, es importante que el ROE sea superior al coste de la deuda fi-
nanciera (la aproximación más directa de calcularlo es dividiendo los
gastos financieros netos del ejercicio por la deuda financiera media) y
también al coste ponderado del capital, en función del coste de la
deuda y el coste histórico exigido a los recursos propios. Si eso es así,
la empresa está generando valor añadido para el accionista, de lo con-
trario lo está destruyendo.
El test de DuPont desagrega el ROE en ratios que ayudan a deter-
minar mejor las fuentes de rentabilidad de la compañía, de acuerdo
con la siguiente expresión:
Fórmula 6. ROE = Bo/RRPP = Bo/Ventas x Ventas/Activo x Activo/RRPP
En nuestro caso, tenemos:
ROE = 378/2840 x 2840/6220 x 6220/1677 =
= 13,3% x 45,7% x 3,71 = 22,5%
Y el año anterior:
ROE = 280/2841 x 2841/6006 x 6006/914 =
= 9,9% x 47,3% x 6,57 = 30,6%
La primera expresión de la derecha es la rentabilidad sobre ven-
tas, la segunda es la rotación de activos y la tercera otra forma de
medir el apalancamiento. Un ROE elevado debido a un gran apalan-
camiento es peligroso, como vemos para 2007, algo que ha mejorado
al año siguiente, pero también puede deberse a elevadas rotaciones
de las ventas sobre el activo o a una estructura de costes ágil que se
traduce en elevadas rentabilidades sobre ventas. Esta operadora cum-
ple los tres requisitos, pero nos gusta más el año 2008 pese a su menor
rentabilidad al haberse reducido un endeudamiento demasiado alto.
Por último, cabe hablar del punto muerto o nivel de ventas en
que los costes fijos igualan el margen, de acuerdo con la siguiente
expresión:
Fórmula 7. PM = Costes fijos / (margen bruto/ventas)
En el caso que nos ocupa, tenemos que:
Costes fijos = 515 + 464 +670 = 1649; MB/Ventas =
= 2212/2840 = 78%; PM = 1649/78% = 2117
Y el año anterior:
Costes fijos = 507 + 479 + 734 = 1720; MB/Ventas =
= 2146/2841 = 76%; PM = 1720/76% = 2277
La compañía tuvo que vender por valor de 2.277 en 2007 y por
valor de 2.117 en 2008 para lograr el punto muerto en ventas, lo
que origina un resultado de explotación sin ingresos atípicos de 0.
El reducir este nivel de PM significa que ha mejorado su estructura
de costes, y con un mismo nivel de ventas reales logra mayor bene-
ficio. Por lo tanto, el nivel de PM debe ser lo menor posible.
El ROCE (del inglés «return on capital employed») es un con-
cepto de rentabilidad similar al ROE, pero algo diferente. Aunque
con ligeras variantes según el autor, se mide normalmente como el
cociente entre el EBIT, definido en otro capítulo, y el capital em-
pleado. El capital empleado se define, a su vez, como los recursos
netos abocados en la empresa, sean de los propios accionistas (re-
cursos propios), sea de los acreedores no propietarios (básicamente
deuda bancaria). Al considerarse que la caja del activo es menos
deuda, se utiliza la deuda neta, igual que al calcular el valor de firma,
también visto en otro capítulo. En el caso que nos ocupa, tendría-
mos un EBIT de 631 (como sabemos el EBIT es la acepción inglesa
del resultado neto de explotación), unos recursos propios de 1.677,
y una deuda neta de 1.734 + 596 – 34 = 2.296 (la deuda bancaria
del pasivo menos la tesorería del activo). El capital empleado sería
de 1.677 + 2.296 = 3.973. Así, el ROCE se calcularía de acuerdo
con la fórmula G10.8.
Fórmula G10.8 ROCE = EBIT / Capital empleado
Es decir: ROCE = 631 / 3.973 = 15,88%
Al igual que ROE y ROA, el ROCE debe ser comparado con los
correspondientes a otras empresas. Así como el ROE tiene un signifi-
cado más global, el ROA y el ROCE son más específicos por indus-
trias y sectores, y por sí mismos tienen un significado limitado.
Invested capital (IC). La acumulación de capital invertido en
activos fijos en balance (CAPEX acumulado) se llama en inglés “in-
vested capital” (IC), y es equivalente al capital empleado. En inglés,
el ROCE se designa a menudo como ROIC, y es un concepto similar.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.