Press "Enter" to skip to content

Análisis técnicos y Fundamentales

El poder predictivo del análisis por fundamentales no es para tirar cohetes. Pero el del técnico tampoco, me temo.

¿Cuántos hombro-cabeza-hombros han fallado estrepitosamente y cuántas falsas rupturas de medias móviles y de retrocesos que no lo eran tanto habéis visto en la vida? Y si las ondas de Elliot son tan estupendas, que alguien me nombre a un gestor de cuentas, a uno solo, que lleve una cartera de 1000 millones de dólares sólo con esta “filosofía” técnica. Nadie podrá nombrarme a uno solo, ni que espere 100 años.

El análisis técnico tiene un poder apenas superior al el de la astrología para realizar predicciones con exactitud. La razón de que ambas disciplinas fracasen tan estrepitosamente es esta: el contexto lo es todo. Invertir no tiene que ver con la lógica sino con la psicología, y cuando todo el mundo entienda este hecho, podrán tomar decisiones más mucho más inteligentes.

Aunque, en sí mismos, los análisis técnicos y fundamentales a menudo no sirven para nada, si se toman en conjunto pueden convertirse en la magia del trading porque pueden proporcionar la propiedad más escurridiza y valiosa de los mercados: el contexto.

A menudo, la típica buena operación es aquella en la que los análisis técnicos y fundamentales se confirman entre sí. Pero esta clase de combinación es rara, precisamente porque los mercados avanzan descontando mecanismos y las razones de un rally o de una caída rara vez son evidentes en el momento mismo en que se producen.

Así pues, la próxima vez que alguien os diga que solo puede operar según los factores técnicos o que nunca en su vida ha visto un gráfico, más vale que no les hagáis el más mínimo caso y que os alejéis de ellos, pues son un tipo de traders que desconocen totalmente el terreno de juego en el que tratan de competir.

Boris Schlossberg

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.