Press "Enter" to skip to content

ASESORÍAS BURSÁTILES

Una persona poco escrupulosa puede aprovecharse de las matemáticas para timar a los miles de crédulos e incautos inversores que pululan por esos mundos de las bolsas mundiales. Seguidamente voy a relataros un ingenioso sistema para timar a la gente: El asesor bursátil infalible.

Aunque en nuestro ejemplo hablemos de una hipotética asesoría bursátil, este sistema de estafa es empleado muchas veces por supuestos profetas, videntes, etc.

Imaginemos un asesor de bolsa con pocos escrúpulos. Si se sirve de una simple e ingeniosa artimaña puede ganar bastante dinero vendiendo información sobre el mundo de la bolsa y de las acciones.

Nuestro timador deberá conseguir las direcciones de mil personas que inviertan en bolsa. Si nuestro timador trabaja, por ejemplo, en un banco y tiene acceso a las bases de datos informatizadas, puede conseguir de una tacada cientos de miles de direcciones de correo electrónico de inversores en bolsa. Otra posibilidad es utilizar programas de captura de correos electrónicos que vayan rastreando emails por foros y blogs de bolsa. La verdad es que da igual como lo consiga, el timador solo necesita conseguir a mayor cantidad de emails de inversores de bolsa posibles.

Supongamos que solamente reúne 1.000 direcciones de email, a efectos de simplificar el ejemplo. Una vez conseguidas sus direcciones, el supuesto analista de bolsa envía la siguiente oferta a esos mil inversores en bolsa:

“Con ayuda de potentes computadoras, seguros programas informáticos de inversión, un profundo estudio de mercado y mi gran experiencia, puedo predecir todas las semanas si subirá o bajará la cotización bursátil de un paquete de acciones determinado.

Para que usted pueda comprobar la exactitud de mis predicciones, durante tres semanas le enviaré gratuitamente el pronóstico sobre las tendencias que se esperan. Cuando haya usted disfrutado de esta oferta promocional, si queda usted lo suficientemente convencido de la calidad de mi asesoramiento, cada nuevo pronóstico le costará 1.000 euros.”

Cada persona recibirá ese “informe confidencial personalizado” y, como no se conocen entre ellos en persona ni lo pueden comentar, ninguno de los 1.000 elegidos sabrá que la mitad de ellos recibirán el pronóstico de la subida de acciones, y la otra mitad recibirán la información de que bajarán dichas acciones.

En el curso de la segunda semana, solamente se volverá a enviar el informe confidencial a los 500 clientes que recibieron previamente el pronóstico correcto y acertado. De esas 500 personas, 250 recibirán el pronóstico del alza de las cotizaciones, mientras que las otras 250 personas recibirán el pronóstico de la baja de cotizaciones.

En el curso de la tercera semana, solamente se envía el informe a las 250 personas restantes que han ido recibiendo los pronósticos acertados. Se informará entonces, a 125 personas de que subirán las cotizaciones, mientras que la otra mitad recibirán el dato contrario.

Esto marcha así durante las tres semanas que dura la promoción. A la cuarta semana nuestro hipotético asesor bursátil tiene 125 personas a las cuales siempre se ha ido enviando el pronóstico acertado de la marcha de la bolsa.

Esas 125 personas, que desconocen la treta, estarán impresionadas sobre la fiabilidad del pronóstico. Muy pocos dudarán de la efectividad del analista bursátil y de su computadora. Ha nacido un nuevo gurú bursátil al que idolatrar mientras nos haga ganar dinero.

Cuando los 125 clientes asesorados con el 100% de aciertos compran el cuarto pronóstico, el analista bursátil se habrá embolsado 125.000 euros por no hacer nada y simplemente utilizando el elemental truco matemático de “divide y vencerás”.

Se puede seguir partiendo en dos a los restantes clientes hasta que no quede ninguno y se irán recibiendo la mitad de beneficios hasta agotar el truco.

Cuando el chollo se acaba solamente hace falta cambiarse el nombre, elegir otro nombre rimbombante que suene bien como “Electronic Inversor´s Limited Corporated Company” y vuelta a empezar de nuevo desde el principio.

Como quiera que poca gente conoce este truco lo comento en este blog para que no os fiéis demasiado porque cualquiera puede picar como un inocente.

¿Qué os parece esta estafa? Esperamos vuestros comentarios.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.