Press "Enter" to skip to content

La especulación y la inversión en el Mercado Bursátil

Existe la especulación en el mercado bursátil. Existe…Desde antes de que exista el mercado Bursátil.

 

“Quien adora pequeñeces no se merece grandezas”  Anónimo.

La especulación ha existido siempre. Su historia es muy larga y básicamente se une a la historia del mundo en su comienzo. Existía mucho antes de que aparecieran las bolsas en el mundo, antes que cualquier tipo de normativa. Variaciones entre oferta y demanda, penuria o abundancia de bienes, esa es la materia prima de los especuladores que tratan de actuar como funámbulos entre ellas.

Vamos a las raíces del concepto para ver como se define especulación en el diccionario. Encontramos cuatro acepciones:

  • Registrar, mirar con atención una cosa.
  • Meditar, considerar, reflexionar.
  • Comerciar, traficar.
  • Procurar provecho o ganancia fuera del tráfico mercantil.

 

Dos acepciones relacionadas con el análisis y la reflexión y dos acepciones relacionadas con la compra venta de provecho. En realidad la especulación incluye esos dos componentes, una idea o estrategia de lo que puede suceder en un mercado y el por, y una intención de producir un beneficio.

Generalmente la palabra especular y especulador se asocian a algo negativo, casi siempre se le da un tono peyorativo, como si el especulador fuera una especie de depredador que se nutre de las desgracias ajenas. De echo, intentar obtener beneficio de las fluctuaciones o movimientos que se producen en los mercados organizados (Bolsas, Materias Primas, etc.) no es perjudicial para nadie. Simplemente denota una habilidad notoria si se consigue.

 

En muchas ocasiones el termino “especulación” se puede considerar opuesto al de “inversión”. La diferencia entre ambos términos, es un asunto de proporción, a veces de cantidad, cuyos límites son algo borrosos. Suele ocurrir, que cuando uno hace una inversión, como la compra de unas acciones, y estas bajan de precio, el inversor, que probablemente pretendía una ganancia rápida, no quiere desprenderse de ellas porque reconvierte su cerebro diciendo que ha hecho una inversión de capital a largo plazo y es absurdo preocuparse. Por eso muchas veces suele decirse que una inversión es una especulación que ha salido mal.

 

En muchas ocasiones, también en sentido peyorativo, se equipara el juego a la especulación. Las diferencias entre el jugador (Bolsa, Lotería, etc.) y el especulador son notables. El jugador no actúa de forma intelectual (usando el intelecto) sino emocionalmente. Los jugadores nadan con la masa. No pueden distanciarse de la tendencia predominante puesto que ellos son “masa”.

La especulación es una necesidad imperiosa para proteger el patrimonio. De hecho estamos hablando de gestionar el patrimonio como mínimo para tener una rentabilidad real positiva (después de inflación e impuestos) ¿Se podría acusar de especulador a un gestor de fondos de inversión que intenta hacer operaciones bursátiles aprovechándose de las fluctuaciones del de la bolsa y así obtener una rentabilidad positiva para sus clientes?

 

La especulación se basa en la lógica. El especulador tiene que esperar que se cumplan sus previsiones y se realicen sus ideas. Pero debemos recordar que muchos factores pueden atrasar la realización de un plan y, a veces, factores imponderables e imprevisibles pueden evitar que se cumplan esos objetivos.

 

 

Comments are closed.