Press "Enter" to skip to content

Los enemigos del trading

¿Cuáles son los enemigos del trading?

a) Ignorancia: La ignorancia es el primer enemigo del trading, ignorancia debida principalmente a dos aspectos.

El primer aspecto, sobre el cual no podemos incidir, es que nunca sabremos con certeza lo que hará el mercado, es imposible, no perdáis el tiempo, ya que no hay manera de saberlo porque no podemos predecir el futuro.

El segundo aspecto es el desconocimiento de los mercados en general. Por un motivo que se me escapa, la mayoría de personas inician su andadura en los mercados financieros comprando acciones sin tener ni idea del mercado de valores. Compran una acción por una recomendación de un amigo o del director de la oficina de turno y suelen terminar con pérdidas.

Si queremos ser abogados o médicos, primero tenemos que formarnos durante unos años para tener conocimientos de leyes o Medicina. En cambio, todo el mundo se siente preparado para invertir en bolsa y comprar acciones sin tener conocimientos.

b) Codicia: La codicia es quizá uno de los enemigos más peligrosos del trading.

La posibilidad de sentarse delante de la pantalla y con un simple click de ratón ganar dinero hace que las personas nos volvamos codiciosas, es una situación muy tentadora.

Los buenos traders pueden estar toda una mañana delante de la pantalla y no realizar ninguna operación, saben esperar el momento oportuno.

La codicia aumenta de manera exponencial una vez se ha hecho la primera operación, si ésta ha sido positiva haremos otra para ganar más, y si ha sido negativa, para intentar recuperar lo perdido. Podemos entrar en un espiral tremendamente negativo.

c) Miedo: El miedo nos bloquea y se convierte en un enemigo terrible.

A todos nos duele perder dinero, el dinero es la recompensa por nuestro trabajo y esfuerzo y nos cuesta asumir pérdidas.

Cuando hacemos trading, las pérdidas forman parte de nuestro negocio y tenemos que aceptarlas como son, es imposible hacer todas las operaciones bien y por tanto, siempre tendremos operaciones en las que perderemos dinero.

Una vez aceptado este hecho, tenemos que maximizar nuestras operaciones positivas para que compensen las operaciones perdedoras. Cuando hacemos una operación y sale mal, nos costará mucho hacer una segunda operación y no digamos hacer una tercera después de dos perdedoras.

La única manera de solucionar este aspecto es aplicar una gestión monetaria lo más profesionalizada posible. Vamos a suponer que tenemos un sistema perfectamente comprobado y testeado que nos da un 80% de operaciones positivas. Si empezamos a operar podría darse el caso que las primeras 20 operaciones puedan ser perdedoras y luego tener 80 operaciones positivas. Nuestro miedo iría aumentando en gran medida operación tras operación, la sensación de miedo y angustia serían terribles y posiblemente abandonaríamos sin ser capaces de llegar a la número 21.

Cuanto antes se asume que se debe perder, antes se perderá el miedo a perder.
d) Esperanza: En el trading no podemos aplicar el dicho que la esperanza es lo último que se pierde. Al contrario, es un enemigo muy peligroso.

Cuando una operación sale mal, se tiene que asumir el error y pensar en la siguiente operación. ¿Cuántas veces se opera sin stop y se gira el mercado en contra de lo que habíamos previsto? Seguro que no hay nadie que pueda decir que no haya cometido este error.

Tener esperanza en que se va a recuperar es un error muy grave, ya que normalmente no ocurre. El mejor consejo es ser lo más pragmático posible, gestionar el dinero invertido y respetar el stop de pérdidas y beneficios.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.