Press "Enter" to skip to content

Los Siete Pecados del Trader

Lo difícil no es entender. Lo dificil es tomar conciencia. Y evitar el pecado.

Por supuesto que entendiendo el término “pecar” como ir contra lo que debería ser nuestra voluntad, contra nuestros preceptos, desobedecer nuestros propios mandamientos, nuestro plan y lo que sabemos que hemos de hacer, y con la lógica “penitencia” del dolor (tanto económico en nuestra cuenta, como en nuestra moral y en nuestro estado de ánimo) que experimentamos en ese infierno particular al que nosotros mismos nos condenamos cada vez que cometemos uno de estos pecados, y por contra, con la grata y placentera sensación de haber cumplido con nuestros deberes, y ver cómo eso repercute en un mayor y sostenido crecimiento de nuestra cuenta y de nuestra tranquilidad, y por qué no, su estricto cumplimiento nos puede llevar a conseguir ese paraíso llamado consistencia..

Los Siete Pecados del Trader
1.-Soberbia:

Sentimiento de superioridad frente al mercado, que provoca un trato distante o despreciativo hacia el mismo. Como soy más listo que el propio mercado, no necesito ni formarme, ni aprenderme, ni conocerme, ni dedicar un tiempo a saber cómo debo elaborar mi plan de trading, y a trazarlo y definirlo, ni debo llevar un diario de trading, ni debo escuchar a otros compañeros que ya han pasado por el camino que yo quiero transitar, ni tengo por qué poner stops, ni tengo por qué aprenderme, ni debo ir despacio y esforzarme…

Tampoco debo respetar ni desarrollar ningún plan de trading (que me hayan enseñado y lo haya adaptado a mis circunstancias y a mi personalidad, o que haya ido creando operación a operación y leyendo, escuchando y ensayando y aprendiendo de los aciertos y de los errores…), y por supuesto, si pese a todo, al final me equivoco y pierdo, la culpa siempre es de los demás, del bróker, de las noticias, de la mala suerte…

No seas soberbio: sientes que eres superior a los mercados y a los demás… pero es sólo un sentimiento. Mira tu cuenta, mira tus resultados, mira dentro de tí, y trabaja el doble, de un modo distinto y con mucha más humildad.

2. Avaricia: Afán desmesurado de acumular muchos puntos, muchos ticks…sin detenerme a mirar si ha llegado el momento de que me salga de la operación, sin dejar de operar cuando he alcanzado mi objetivo o cuando mental o físicamente ya no estoy concentrado ni focalizado.

Siempre repito y me repito que hay que ser muy rígidos con nuestras normas y muy flexibles con nuestras expectativas.

No menospreciemos los resultados positivos que obtengamos, valoremos las posibilidades y los frutos que nos puede dar el trading, pero siempre protegiendo nuestras posiciones y nuestros resultados, sabiendo cerrar las operaciones, y nunca dejando que una buena operación positiva y ganadora se convierta por nuestro injustificado ansia y nuestro afán avaricioso en perdedora.

Grano a grano se llenan los graneros, y punto a punto puede también crecer nuestra cuenta…y por supuesto, que no nos importe que el último euro o el último dólar se lo lleve siempre otro.

3.- Envidia: Sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí algo que otra posee. Deseo de hacer o tener lo que otra persona tiene. A lo mejor, esa otra persona, ha tenido que dedicarle mucho más tiempo, ganas, dolor, inversión en tiempo y en dinero, ha estado más horas formándose, estudiando, estudiándose y hasta ha dejado en el camino hasta su consistencia en el trading muchas más cosas de las que te imaginas…

A lo mejor, si el tiempo que una persona o un tráder dedica criticando, envidiando, comparándose o denostando a otro tráder lo dedicara en tratar de mejorar por sí mismo, en comprometerse en operar y vivir de otra manera, su cuenta y su conciencia dormirían mucho mejor…

Deja de perder tiempo y energías mirando la hierba y los resultados de tu vecino y comienza a ocuparte de hacer crecer tu jardín y tu cuenta…

4.- Ira: Sentimiento de enfado muy grande y violento…Sinónimo de furia, de cólera, de rabia. Conjunción de sentimientos negativos que genera enojo e indignación.

¿Pero contra quién sentimos ira realmente? ¿Contra el mercado, contra el bróker, contra los demás…o contra nosotros mismos?

Cuando metemos una orden al mercado y nos anticipamos, la culpa es nuestra. Cuando movemos el stop y no somos “capaces” de cerrar una operación negativa, a sabiendas de que nuestro sistema nos dice que debemos salirnos…cuando sobreoperamos o nos sobreapalancamos, o no queremos perder el tiempo en analizar la sesión anterior, o en formarnos o en prepararnos, o cuando no nos atrevemos a entrar y darle al ratón (pese a que en la teoría y en el plan que debemos tener así nos lo está indicando…) y luego esa operación que nos perdemos, por falta de miedo y de actitud y de aptitud…la culpa también es nuestra.

Es contra nosotros contra quienes debemos estar enfadados…y con razón. Pero de nada vale manifestar y sufrir esa rabia una y otra vez, si luego vamos a repetir ese mal hábito o comportamiento y volver a pecar una y otra vez. Ese sentimiento de DOLOR, ese malestar emocional (y hasta físico, cuando se tiene una cuantiosa pérdida por haberse saltado las reglas, llega a doler hasta el estómago, la cabeza…) y esa pérdida económica, debe servirnos como revulsivo. Como que nos debe espolear para que no vuelva a pasar.

Ese desagradable recuerdo, ese regusto amargo en nuestra conciencia y ese agujero en nuestra cuenta por haber operado mal, sin normas o saltándonos las que tengamos y hayamos aprendido, debe mantenerse siempre en nuestra memoria, pero no para mortificarnos ni para decir “no sirvo para nada”, “abandono y lo dejo”, “los demás son capaces y yo no…”, sino para obligarnos y comprometernos a que no vuelva a ocurrir. A que venzamos la tentación de no pecar en comportamientos autodestructivos que vayan contra nuestro propio interés y beneficio. Que sigamos nuestro plan y sistema de trading y seamos responsables y lo cumplamos, sin excusas y sin lamentaciones posteriores.

Hay que transformar toda esa ira que se provoca cuando se empieza en el trading. El hecho de por ejemplo, ir ganando muchas sesiones seguidas, y de repente, por “pecar” de soberbio, de avaricioso, o de inconsciente, tener un día malo y retroceder un montón de casillas hacia atrás, perder todo lo ganado.

El único modo de vencer la ira es primero exteriorizarla, luego reconocer sin tapujos por qué estamos así de enojados, darnos un tiempo para verlo todo desde algo más de lejanía y tras el análisis, la actuación y poner todos los medios (prepararnos más intelectual y emocionalmente, estudiar más, entendernos más…) para que no nos vuelva a ocurrir nunca y canalizar esa energía a nuestro favor.

5. LUJURIA: este “pecado”, aunque normalmente suele estar relacionado con el deseo y el ámbito sexual, también tiene otra acepción y que define a la lujuria precisamente como “Exceso o abundancia de cosas que estimulan o excitan los sentidos.”

Haciendo trading podemos pecar y cometer también ese error y operar con semejante mentalidad nociva. Queremos operar en un exceso de mercados (porque pensamos que si no, se nos acaban escapando las oportunidades), antes de habernos ocupado en formarnos, en aprender, en leer, en saber cómo operar, ya nos compramos 5 pantallas y 3 ordenadores, nos va bien con nuestro sistema de trading, pero queremos más y más, y seguimos añadiendo nuevos e interminables indicadores sin haber siquiera probado del todo la plataforma del bróker (y sin dejar respirar ni probar suficientemente el nuestro, sin darnos tiempo y entender que hay que buscar lo simple, lo sencillo, e insistir con ello una y otra operación, una y otra sesión).

Ser lo más minimalistas y humildes en nuestro modo de operar (sin dejar por ello de ser decididos y de actuar en lugar de ver pasar los trenes y las operaciones delante de nosotros), y buscar la eficacia y la rentabilidad en la repetición de hábitos continuados y de pautas que nos funcionan en nuestro proyecto de largo plazo. Hacer que menos, sea también más.

6.-Este pecado es primo hermano de la Soberbia y puede considerarse como similar, pero como es tan importante y la causa de muchos fracasos, lo enunciamos como uno más aunque no esté en el listado de las primeras enseñanzas del Cristianismo:

Orgullo: nos ciega, nos hace ver cosas que no están ocurriendo en realidad, o nos impide asumir nuestros propios errores: nos hace creernos más listos que nadie, nos tienta para que “PRESUMAMOS” por ejemplo sobre lo que hará el precio, para que vaticinemos o nos anticipemos y entremos antes de tiempo en una operación, o lo que es peor, no cerrando ésta cuando llega a su stop, porque nos falta humildad y decisión para reconocer que nos hemos equivocado, o que dicha operación ha llegado a su stop, y que hemos de salirnos de ella, para poder seguir operando sin que nuestra cuenta y nuestra moral resulten demasiado dañadas.

Vale más tener RESULTADOS que tener RAZÓN (tanto en la vida como en el trading).

De nada vale aferrarnos a una posición o a un planteamiento erróneo, porque acabaremos dañados, de nada vale no atrevernos a pedir ayuda cuando la necesitamos, y no hacerlo por un falso orgullo o no reconocer que aún nos faltan conocimientos y que debemos formarnos y aprender, y de nada vale mantenernos en un inmovilismo que nos atenaza y nos impide pasar a la acción o persistir en una serie de hábitos que no queremos reconocer, aunque nuestros resultados digan lo contrario.

7.PEREZA: se definiría como falta de ganas de trabajar, o de hacer cosas, y también como DEBILIDAD o lentitud en las acciones o los movimientos o en la toma de decisiones.

Entendamos el trading como un negocio, como un trabajo, como un proyecto o empresa, como una actividad que queremos nos aporte beneficios y rentabilidad (que es y puede ser todo éso y mucho más).

Debemos aceptar también que hay que esforzarse, dedicarle no solamente muchas ganas y algo de dinero, sino también tiempo, constancia, esfuerzo. Hay que hacer los deberes, TENER TU PLAN y ejecutarlo, llevar tu diario de trading, analizar tu operativa y analizarte a vos mismo cada día.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.